S.I. Fiscal

TR33
Síguenos en:
Facebook twitter

PRIMERAS REVISIONES ELECTRÓNICAS

Fecha de elaboración: 27/09/2016

Las auditorías llevadas a cabo a través de medios electrónicos desde su inicio hasta su conclusión han dado inicio a partir del presente mes de septiembre tal como la autoridad fiscal lo había anunciado, de acurdo al comunicado que difunde el Servicio de Administración Tributaria en su portal de Internet, donde además se menciona que la implementación del programa de auditorías electrónicas ha sido posible gracias al uso generalizado de la facturación electrónica, a las bases de datos institucionales y a la información que recibe la autoridad tributaria por parte de dependencias  y otros contribuyentes.


Aunque durante el mes de arranque de este programa de auditorías electrónicas se han llevado a cabo alrededor de 300, la autoridad ha señalado que prevé cerrar el año con las primeras 3 mil.


Es lógico presumir que, si el sustento de estas revisiones es la documentación e información electrónica que obra en poder de la autoridad y entre esa información se encuentra la contabilidad electrónica, serás las personas morales quienes se encuentren más expuestos a este tipo de auditorías por ser pioneras respecto de  la obligación del envío mensual de su información contable, así como también por estar sujetas a una serie de obligaciones fiscales que aportan gran cantidad de información a efectos de ser analizada por las autoridades tributarias.


Sin embargo, no hay ninguna disposición ni comunicado oficial que apoye tal suposición, por lo que es recomendable que los contribuyentes personas físicas, inclusive aquellos que están utilizando el servicio de la aplicación "Mis cuentas" de la página del SAT para el registro de su contabilidad, no desestimen la posibilidad de ser sujetos a una revisión electrónica y sean precavidos y sistemáticos en la emisión de sus comprobantes fiscales digitales, en el registro de sus operaciones, en la determinación de sus contribuciones y en la presentación de sus declaraciones.


Hay que recordar que una ventaja de las auditorías electrónicas, misma que se encuentra sustentada en Ley y así se señala en el comunicado difundido por el SAT, es que las revisiones se llevan a cabo sobre rubros específicos y no sobre toda la contabilidad como sucede con las auditorías tradicionales, además de que los tiempos de dicho procedimiento se reducen de un año y medio a tan solo cuatro meses aproximadamente, lo cual representa un proceso mucho menos invasivo para el contribuyente.


Cualquier incongruencia detectada por las autoridades fiscales se notifica al contribuyente por medio del buzón tributario. La auditoría comienza con una resolución provisional y el contribuyente cuenta con un plazo de 15 días para la presentación de la documentación que compruebe el pago de las contribuciones o desvirtúe los hechos e irregularidades que la autoridad le atribuye.


El contribuyente cuenta con la posibilidad de tramitar un acuerdo conclusivo con el apoyo de la Procuraduría de la Defensa del contribuyente (PRODECON), desde el momento en que se inicia la revisión y hasta antes de la notificación de la resolución definitiva.


Por el contrario, si la autoridad concluye que la irregularidad no puede ser aclarada de forma rápida, iniciará una visita domiciliaria con la finalidad de que el proceso de la revisión electrónica no se extienda.


Fundamento legal:

Artículos 17K, 42 fracción IX, 53B, 53C, 134 fracción I del CFF