S.I. Fiscal

Síguenos en:
Facebook twitter

LOS CAMBIOS EN LA FACTURA ELECTRONICA A PARTIR DE JULIO DE 2017

Fecha de elaboración: 26/05/2017

La nueva versión de la especificación técnica del Anexo 20 de la Resolución Miscelánea Fiscal para 2017, que detalla la estructura, forma y sintaxis que deben contener los CFDI en relación a la versión 3.3 del mismo, entra en vigor a partir del próximo 1 de julio de 2017. Sin embargo, como una facilidad a los contribuyentes obligados a la expedición de comprobantes fiscales digitales por Internet, a efectos de que la migración a la nueva versión sea de forma paulatina, la autoridad fiscal ha dado a conocer que hasta el 30 de noviembre de 2017 se podrá continuar facturando con la versión anterior del CFDI, es decir con la 3.2.


Entre las facilidades anunciadas por el Servicio de Administración Tributaria, se señala que el arranque del nuevo Complemento de Recepción de Pagos será obligatorio a partir del 1 de diciembre de 2017 aunque opcionalmente se podrá implementar a partir del 1 de Julio de 2017, evidentemente con la versión 3.3 de la factura electrónica ya que la versión anterior no contemplaba este complemento y, se establece también que, el proceso de aprobación por parte del receptor de un CFDI para efectuar su cancelación entrará en vigor a partir del 1 de enero de 2018 y no así el 1 de julio de 2017 como se había dispuesto en la RMF para 2017.


La reflexión en esta aportación es que, no obstante las facilidades otorgadas por la autoridad fiscal y que ya comentamos antes, tenemos que estar preparados para los cambios que se avecinan en la emisión de los comprobantes fiscales digitales por Internet  ya que no solamente implican un cambio tecnológico en relación a la versión y estructura de la factura electrónica, sino que constituyen un nuevo esquema de operación en relación a la preparación y generación de un comprobante fiscal que cumpla con los nuevos y numerosos requisitos de orden fiscal y que posteriormente servirán de base a las autoridades tributarias para efectos de las revisiones electrónicas.


De igual forma, no debemos confundir el aplazamiento de la obligatoriedad de la versión 3.3 de la factura electrónica con una prórroga para su implementación, es decir, debemos considerar que la facilidad otorgada es simplemente eso, un plazo para que la migración sea de manera paulatina y más eficiente.


La implementación de los cambios debe ser considerada por todas las personas involucradas en el proceso de facturación en cada compañía. Sólo así se podrá asegurar que la intención fiscalizadora de los cambios en la versión 3.3 no represente un riesgo al momento del cruce de información aportada con los comprobantes fiscales y los demás instrumentos de envío de información fiscal.


Fundamento legal:

Artículo 29-A y Sexto, fracción I de las Disposiciones Transitorias del CFF, previsto en el "Decreto por el que se reforman, adicionan y derogan diversas disposiciones de la Ley del Impuesto sobre la Renta, de la Ley del Impuesto al Valor Agregado, del Código Fiscal de la Federación y de la Ley Federal del Impuesto Sobre Automóviles Nuevos" publicado en el DOF el 30 de noviembre de 2016.  Reglas 2.7.1.38 y 2.7.1.39, y Trigésimo Sexto Transitorio de la RMF para 2017. Anexo 20 de la RMF para 2017.