S.I. Fiscal

Síguenos en:
Facebook twitter

ALIMENTOS PREPARADOS PARA SU CONSUMO EN EL LUGAR DE ENAJENACIÓN

Fecha de elaboración: 26/06/2015

Con la reciente publicación en la página del SAT de la Tercera Resolución de Modificaciones a la Resolución Miscelánea Fiscal para 2015, aún pendiente de publicar en el Diario Oficial de la Federación, ha surgido una gran inquietud entre los particulares, respecto de la inclusión de la regla 4.3.6 que señala con precisión los alimentos preparados que se encuentran gravados a la tasa general de IVA cuando sean enajenados en la tiendas conocidas como "de conveniencia" o "de cercanía", "mini supers", tiendas de autoservicio o en cualquier establecimiento en los que se vendan al público en general.


Es necesario comentar que lo que la regla en cuestión refiere no se trata de una nueva imposición del gravamen sino que solamente viene a aclarar lo que ya se encontraba dispuesto con anterioridad pero que no ha sido observado o aplicado de forma correcta por parte de algunos de los contribuyentes que expenden los productos enlistados en la regla en cuestión y que se encuentran en los refrigeradores o en el área de comida rápida, coloquialmente llamada "fast food".


Como respuesta a la incertidumbre manifestada por los particulares, el Servicio de Administración Tributaria ha hecho una aclaración al respecto a través de un comunicado de prensa, en donde expone que no hay ningún cambio en el Impuesto al Valor Agregado y que lo establecido en la regla adicionada a la RMF 2015 busca que se apliquen los precios en igualdad de condiciones.


La regulación a los alimentos preparados para su consumo en el lugar donde se enajenan siempre ha sido un tema complicado y controvertido, que ha dado lugar tanto a diversas reformas y criterios de la autoridad como a un gran número de demandas de amparo por parte de los contribuyentes que se ubican en las situaciones jurídicas que la disposición plantea.


Para una mejor comprensión del tema debemos partir del análisis de la legislación relativa y en tal virtud, debemos precisar que la Ley del IVA en su artículo 1 establece que se encuentran obligadas al pago del impuesto las personas físicas y morales que en territorio nacional realicen los actos o actividades siguientes:

I. Enajenen bienes
II. Presten servicios independientes
III. Otorguen el uso o goce temporal de bienes
IV. Importen bienes o servicios


El impuesto se calculará aplicando a los valores señalados en la Ley, la tasa del 16% y los contribuyentes deberán trasladarlo en forma expresa y por separado a las personas que adquieran los bienes, los usen o gocen temporalmente o reciban los servicios, entendiendo por traslado el cobro o cargo que el contribuyente haga a dichas personas de un monto equivalente al impuesto establecido en esa Ley.


Así entonces, en principio, la enajenación de bienes se encuentra gravada a la tasa del 16%, sin embargo, el artículo 2-A del mismo ordenamiento, en su fracción I inciso b) establece que el impuesto se calculará aplicando la tasa del 0% a los valores a que se refiere la Ley cuando se trate de la enajenación de medicinas de patente y productos destinados a la alimentación, con las excepciones ahí mismo señaladas.


Se debe entender entonces que mientras un alimento no se encuentre ubicado dentro de las excepciones del inciso b) de la fracción I del artículo 2-A de la LIVA, estará sujeto a la tasa del 0% de IVA al momento de su enajenación.


Sin embargo, es en el último párrafo del propio artículo 2-A de la LIVA donde se marca una pauta distinta para la enajenación de los alimentos preparados para su consumo en el lugar o establecimiento en que se enajenen, inclusive cuando no cuenten con instalaciones para ser consumidos en los mismos, cuando sean para llevar o para entrega a domicilio, casos en que se debe aplicar la tasa general del 16% de IVA.


La correcta interpretación de esta disposición debe considerar que esta enajenación lleva implícito un servicio de elaboración o preparación de los productos, que le es prestado al adquirente de los mismos, tal como es el caso de los restaurantes donde, sin lugar a dudas, se da el supuesto de la prestación del servicio de preparación de los alimentos para su consumo de la mano con la enajenación de los mismos.


Es la falta de claridad de esta disposición la que ha provocado interpretaciones muy variadas respecto de excepción en la aplicación de la tasa 0% a los alimentos con las características ahí planteadas y que la autoridad ha querido subsanar con la emisión de criterios y reglas de carácter general y, particularmente, con lo expresado en la referida regla de la Tercera Resolución de Modificaciones a la RMF 2015.


Entre los criterios no vinculativos del Anexo 3 de la Resolución Miscelánea Fiscal 2015, que fueron publicados en el DOF el 7 de enero de este año y que, como sabemos, se trata de los criterios de interpretación de las disposiciones fiscales y aduaneras que el SAT considera como lesivos del fisco Federal y que tienen como finalidad alertar a los contribuyentes acerca de supuestas prácticas indebidas que han sido observadas y sancionadas por la autoridad, se encuentran incluidos dos criterios relacionados con este tema, que por su relevancia para una mejor comprensión del mismo transcribimos a continuación:


01/IVA/NV.       Alimentos preparados para su consumo en el lugar de su enajenación


Se consideran alimentos preparados para su consumo en el lugar de su enajenación, los que resulten de la combinación de aquellos productos que, por sí solos y por su destino ordinario, pueden ser consumidos sin necesidad de someterse a otro proceso de elaboración adicional, cuando queden a disposición del adquirente los instrumentos o utensilios necesarios para su cocción o calentamiento.


Por lo anterior, se considera una práctica fiscal indebida cuando las tiendas denominadas "de conveniencia" apliquen equivocadamente el artículo 2-A, fracción I, inciso b) de la Ley del IVA y calculen el gravamen a la tasa del 0%, por las enajenaciones que realizan, no obstante que el último párrafo de dicha fracción los grava a la tasa general.


02/IVA/NV.       Alimentos preparados


Para los efectos del artículo 2-A, fracción I, último párrafo de la Ley del IVA, se consideran alimentos preparados para su consumo en el lugar de su enajenación, los alimentos enajenados como parte del servicio genérico de comidas, prestado por hoteles, restaurantes, fondas, loncherías, torterías, taquerías, pizzerías, cocinas económicas, cafeterías, comedores, rosticerías, bares, cantinas, servicios de banquetes o cualesquiera otros de la misma naturaleza, en cualquiera de las siguientes modalidades: servicio en el plato, en la mesa, a domicilio, al cuarto, para llevar y autoservicio.


Se considera que las tiendas de autoservicio prestan el servicio genérico de comidas, únicamente por la enajenación de alimentos preparados o compuestos, listos para su consumo y ofertados a granel, independientemente de que los hayan preparado o combinado, o adquirido ya preparados o combinados. Por consiguiente, la enajenación de dichos alimentos ha estado afecta a la tasa general del IVA. Las enajenaciones que hagan los proveedores de las tiendas de autoservicio respecto de los mencionados alimentos, sin que medie preparación o combinación posterior por parte de las tiendas de autoservicio, igualmente han estado afectas a la tasa general del impuesto.


Por lo anterior, se considera una práctica fiscal indebida el hecho de que las tiendas de autoservicio apliquen equivocadamente el artículo 2-A, fracción I, último párrafo de la Ley del IVA, y no calculen el gravamen a la tasa general por las enajenaciones que realizan de los alimentos antes señalados.


Sin embargo tampoco la emisión de estos criterios despejaron en gran medida las dudas respecto de los alimentos preparados a los que les aplica la tasa general del IVA ya que resulta controvertida su interpretación


Sin embargo, también el texto de estos criterios resulta vago e impreciso lo que lo hace controvertido y pudiera provocar una impugnación el tomarlo como referencia en un revisión, ya que por ejemplo pudiera entenderse que es aplicable a productos alimenticios tales como el pan o las tortillas, los cuales son expresamente exceptuados de considerarse como preparados para su consumo en el lugar en que se enajenan por el artículo 10-A del Reglamento de LIVA siempre que no se trate de los enajenados en restaurantes, fondas, cafeterías y demás establecimientos similares.


Ante toda la inseguridad jurídica que ha generado una la regulación administrativa no suficientemente clara o precisa respecto del alcance del concepto "alimentos preparados para su consumo en el lugar o establecimiento en el que se enajenen" es que la autoridad ha optado por la publicación de la regla 4.3.6 de la Tercera Resolución de Modificaciones a la RMF 2015, la cual, no obstante haber generado otro tipo de controversia, señala en una lista de 18 puntos los productos a los que también les aplica el concepto en comento con independencia de la denominación con la que se les comercialice:

 

  • Sándwiches o emparedados, cualquiera que sea su denominación.
  • Tortas o lonches, incluyendo las denominadas chapatas, pepitos, baguettes, paninis o subs.
  • Gorditas, quesadillas, tacos o flautas, incluyendo las denominadas sincronizadas o gringas.
  • Burritos y envueltos, inclusive los denominados rollos y wraps.
  • Croissants, incluyendo los denominados cuernitos.
  • Bakes, empanadas o volovanes.
  • Pizzas, incluyendo la denominada focaccia.
  • Guisos, incluyendo las denominadas discadas.
  • Perritos calientes (hot dogs) y banderillas.
  • Hot cakes.
  • Alitas.
  • Molletes.
  • Hamburguesas.
  • Bocadillos (snacks).
  • Sushi.
  • Tamales.
  • Sopas Instantáneas.
  • Nachos.

 

Finalmente, consideramos que la vigencia señalada para la aplicación de esta regla que se dispone en el artículo Sexto Transitorio de la Tercera Resolución de Modificaciones a la RMF 2015 y que se señala será a partir del 1 de julio del presente año es la que causa mayor incertidumbre, ya que entendemos que el enfoque correcto debiera ser en relación a que los contribuyentes que hubiesen estado aplicado una práctica fiscal incorrecta en relación al tema antes planteado deberán corregir dicha práctica a partir de la fecha que se indica.


Fundamento legal:

Artículos 1 y 2-A de LIVA, 10-A de RIVA, Criterios no Vinculativos 01/IVA/NV y 01/IVA/NV y Regla 4.3.6 y Artículo Sexto Transitorio de la Tercera Resolución de Modificaciones a la RMF 2015