S.I. Fiscal

TR33
Síguenos en:
Facebook twitter

DEPÓSITOS EN GARANTÍA: Tratamiento fiscal de los

Fecha de elaboración: 19/02/2016

Tal como lo define el Código Civil Federal, el depósito es un contrato mediante el cual el depositario se obliga hacia el depositante a recibir una cosa, mueble o inmueble que aquél le confía y a guardarlo para restituirlo cuando el depositante la solicite. En tal virtud, la cosa entregada al depositario no pasa a ser de su propiedad, sino que únicamente posee la custodia del bien por haberle sido transferida por el depositante.

Aunque el contrato de depósito es muy común en operaciones de arrendamiento, en donde el arrendatario entrega cierta cantidad de dinero al arrendador por concepto de garantía para resarcir cualquier tipo de daño que pudiera ocasionarse al inmueble que se arrienda, lo cierto es que también puede utilizarse en cualquier tipo de operaciones en donde se busque el pago acordado.

Sin embargo, este contrato presenta para los contribuyentes diversas interrogantes en sus aspectos fiscales, como por ejemplo si es objeto del Impuesto al Valor Agregado, si grava para efectos del Impuesto sobre la Renta y si debe expedirse un comprobante fiscal por la entrega del depósito y es sobre este tema que versa el presente análisis.

Para determinar si el depósito en garantía se encuentra gravado para efectos del ISR debemos considerar que dicha contribución grava el incremento en el patrimonio de una persona y por lo tanto debemos dilucidar si el depósito constituye un ingreso, es decir si incrementa o no el patrimonio.

Si hemos concluido antes que la cosa entregada al depositario no pasa a ser de su propiedad y que además representa una deuda que se tiene con el depositario, debemos concluir ta,bien que no reprendas un ingreso que incremente el haber patrimonial  de quien lo recibe y en consecuencia, no se encuentra gravado para efectos del ISR.Pretender que el depósito en garantía cause ISR seria equiparable a pensar que un préstamo también lo causa.

No obstante, hay que aclarar que en el caso de que se haga valer la garantía y el importe depositado queda en poder del depositario, entonces si se configuraría un ingreso gravado para efectos de ISR.

Con respecto al impuesto al Valor Agregado, debemos partir de señalar los actos que la propia Ley establece, en su Articulo 1, como objeto de dicho impuesto, siendo la enajenación de bienes , la prestación de servicios, el otorgamiento del uso o goce temporal de bienes y la importación de bienes y servicios, por que de primera mano se puede establecer que recibir un bien en calidad de depósito en garantía no se trata de un acto o actividad gravado para IVA.

Ahora bien, el Articulo 1-B de la Ley de la materia señala que "se consideran efectivamente cobradas las contraprestaciones cuando se reciban en efectivo, en bienes o en servicios, aun cuando aquellas correspondan a anticipos, depósitos ola cualquier otro concepto sin importar el nombre con el que se les designe, o bien, cuando el interés del acreedor queda satisfecho mediante cualquier forma de extinción de las obligaciones que den lugar a las contraprestaciones", de donde,  si se interpreta de forma aislada, pudiera entenderse que el importe entregado por concepto de depósito si causa IVA por así señalarlo expresamente la disposición en comento, sin embargo esta interpretación es incorrecta dado que lo señalado por el Articulo 1-B versan sobre las actividades objeto del impuesto que ya han sido establecidas en el el Articulo 1 del mismo ordenamiento.

Ademas , la disposición hace referencia a las "contraprestaciones" entendiendo como tal a la retribución por el bien o servicio recibido, concepto que tampoco corresponde al bien recibido como depósito en garantía. Lo que la disposición comentada señala, es que los depósitos por la contraprestación por un bien adquirido o un servicio recibido si gravan para IVA, pero ese no es el caso de los depósitos en garantía.

Por otra parte, no obstante que el depositario debe expedir un comprobante por la cantidad o cosa recibida como depósito en garantía, no está obligado a que dicho comprobante sea  fiscal digital por Internet, ya que estos deben expedirse cuando las leyes fiscales lo establezcan como obligación por los actos o actividades que realicen, por los ingresos que perciban o por las retenciones de contribuciones que efectúen, concretos en los que no se encuadran los depósitos en garantía.

Fundamento legal:

Artículos 2516 del CCF, 1 y 1-B de la LIVA, 1 de la LISR y 29 del CFF.